Seguidores

29 de mayo de 2011

LA FUERZA DEL... ¡YO PUEDO!


No hay pesar que permanezca
¡Si le enseñas la salida!...
No hay dolor vivido que se detenga…
¡Si emprendes nuevos camino!...
No hay lengua que te humille
¡Si tu voz no reprimes!...
Hay voluntad acuchillada
¡Si al opresor abres la puerta!...
No hay latido perecedero
¡Si te niegas a vivir tu vida!...
Veras un cielo oscuro
¡Sino aprendes, a ver las estrellas!...
Pisotearas tu autoestima
¡Si te atas, al no puedo!...
Dejaras de respirar
¡Si olvidas la sonrisa!...
Serás una sombra en la noche
¡Si dejas de creer en la esperanza!...
¡Ponte el miedo por zapatillas!
¡La voluntad por chaleco!
Y ábrete a la vida, emprende la marcha…
Y confecciónate el mundo que quieras
A golpes de… ¡yo puedo! y también… de esperanzas.

Copyright© Irene llavero 2011
nº registro:1106079403144
© 2011 Safe Creative

9 comentarios:

CARNA dijo...

no hay abismo qe un buen par de alas pueda sortear
saludos

Irene dijo...

Exacto CARNA. Ni más ni menos, la voluntad de uno mueve montañas.
Un Abrazo.

Geles Calderón dijo...

¡Qué sabias palabras! Las rubrico todas!! Esa es la forma de caminar por la vida.

Buen trabajo Irene.
Un fuerte abrazo.

Geles

Irene dijo...

Así es Geles, aunque a veces el miedo intente apoderarse de nosotros, hay que hacer un gesto y ponerlo a modo de zapatillas para pisotearlo en el camino que debemos seguir, siempre hacia delante, sin dejarnos vencer por él.
Gracias y UN GRAN ABRAZO.

María dijo...

Haces un maravilloso canto a la voluntad y a la esperanza y yo, tras leerte en tan bello poema no tengo por menos que decirte que gracias por habernos dejado este hermoso testimonio de bondad y generosidad.
Un beso y felidades.

Irene dijo...

Gracias María por tus palabras.
¿Qué sería de nosotros si careciéramos de voluntad y de esperanza?... Al más mínimo contratiempo nos veríamos sumidos en un pozo sin fondo. No sé si has oído alguna vez, el dicho, que más o menos dice así: ¡Hay que tocar fondo para subir de un brinco!. De eso se trata, por muy bajo que caiga uno, siempre hay que tener el coraje de decir... ¡yo puedo levantarme!.
Besos y nuevamente Gracias.

inma buenestado dijo...

hola irene tus poemas afloran muchos sentimientos en mi interior,me encanta tu trabajo y ademas me hace sentir muy bien cuando los leo enhorabuena un beso

Irene dijo...

Me alegra que afloren esos sentimientos en ti y te hagan sentir bien. Bienvenida a esta humilde casa.
Un abrazo Inma.

Anónimo dijo...

ESTE POEMA SE LO DEDIQUE A UNA GRAN AMIGA, Y LE DIJE TU PUEDES SALIR, NO ESTAS SOLA, TU PUEDES... Y TE AYUDARE...